Volver

8 PASOS BÁSICOS PARA CREAR UNA ESTRATEGIA PERSONAL EXITOSA

21.10.2016

En el Post de hoy nuestro invitado Walter Sogamoso Romero nos hablará de cómo crear una estrategia para aumentar la probabilidad de cumplir nuestros objetivos. Walter es Project Management Professional (PMP) y Director New Product Development Services Procaps en Colombia (Sector farmacéutico).

Muchos en nuestra vida personal y profesional siempre hemos escuchado, pronunciado e implementado la palabra “Estrategia”, pero pocos realmente conocemos su significado y de donde proviene. La palabra estrategia deriva del latín strategĭa, que a su vez procede de dos términos griegos: stratos (“ejército”) y agein (“conductor”, “guía”). Por lo tanto, el significado primario de estrategia es el arte de dirigir las operaciones militares, sin embargo, esta expresión cada día se convierte más en un elemento clave para alcanzar nuestros logros personales, profesionales y los de las organizaciones.

Existen dos tipos de estrategias más comunes:

Estrategia personal

Una estrategia personal es un conjunto de acciones o pasos que, organizadas te acercan a tus objetivos de vida. Estas acciones nos obligan a tomar decisiones y posiciones que quizás van en contra de lo que somos o creemos que somos y de lo que nos han infundado nuestros padres desde pequeños, ya que todos los seres humanos aprendemos a partir de los que vemos y de nuestras experiencias.

Estrategia empresarial

La estrategia empresarial es un plan que diseña la dirección de la organización para conducir al personal, ejecutar las tareas, cumplir los compromisos y alcanzar los objetivos establecidos para garantizar el crecimiento y sostenimiento de la organización. “La estrategia competitiva consiste en desarrollar una amplia formula de cómo la empresa va a competir, cuáles deben ser sus objetivos y qué políticas serán necesarias para alcanzar tales objetivos” Michael Porter.

Basándonos en las dos definiciones anteriores podemos encontrar, que estas no son distantes, cuando entendemos que las organizaciones son también organismos vivos que se comportan igual que nuestras mentes y cuerpo, que cada milisegundo están coordinando actividades conjuntas para lograr el objetivo de mantenernos con vida. Veamos cómo podemos llevar un plan estratégico empresarial a nuestra vida personal aplicando ocho pasos básicos  para crear una estrategia que nos permitan desarrollar mejor nuestro talento y lograr la meta más importante, “SER FELIZ”.

  1. Misión: Determina tú misión. Es tu razón de ser.

Es el reconocimiento del propósito y la razón de ser de la organización, pero llevado a nuestra vida personal es la meta que nos colocamos o definimos. Debe ser claro, conciso y quedarse en nuestra memoria. Ejemplo “Soy un ingeniero versátil con capacidad de resolver problemas y enfrentarme a cualquier reto en el ámbito personal o profesional, capaz de interactuar con los demás y siempre buscando mi éxito y de los que me rodean, dando lo mejor de mí a mis propósitos personales o empresariales”.

  1. Visión: Crea tú visión de futuro.

Es la explicación de hacia dónde se dirige la organización y qué es puntualmente lo que aspira a lograr y en lo que desea convertirse. En el ámbito personal se convierte en donde quiero ir, que cargo aspiro, si quiero formar un hogar, que quiero ser en los próximos 5 años de mi vida, etc. Ejemplo “En los próximos 5 años espero lograr ser el director general, quiero formar un hogar, tener mi propia empresa”.

  1. Valores: Define tus valores.

Son los principios innegociables que rigen la empresa. Los valores responden a las creencias de la compañía, a la ética y a lo que los colaboradores deben seguir si quieren pertenecer a la misma. Si en una compañía los valores son importantes, más aún lo son en nosotros los seres humanos, y son esos valores o principios los que enmarcan nuestro camino hacia las metas establecidas ya que nos dan los límites de lo que estamos dispuestos a hacer por ellas. Ejemplo “Honestidad, Trabajo en equipo, humildad, etc.”. Tenerlos claros nos levantaran las alertas necesarias cuando las circunstancias de la vida nos intenten sacar del camino y que cumplir lo has definido como factor crítico de éxito.

  1. Objetivos: Establece tus objetivos y metas para llegar a tú visión.

Muestra las metas de la empresa. Para las compañías en general, suelen abarcar un plan de largo plazo, entre 3 y 5 años, para las áreas un periodo a mediano plazo, entre 12 a 18 meses, y para los miembros del equipo a corto plazo, entre 6 y 12 meses. Los objetivos proporcionan la visión clara de lo que quiere lograr la organización. Aquí es donde definimos que tengo que hacer para llegar a esa visión que tengo, la cual soportada en la misión y los valores darán la pauta para definir lo que tengo que hacer para llegar a la meta. Ejemplo “Si quiero ser presidente de una compañía debo estudiar determinada profesión o determinado tema, debo leer o hacer cursos acerca de, mi red de contactos debe estar conformada por, debo conseguir formarme en, buscar trabajo en opciones entorno a, la persona que debe estar a mi lado como pareja debe ser, quiero tener máximo tantos hijos, etc.”

  1. Proceso de implementación: Ejecuta, ves a la acción.

Es tal vez la etapa más difícil del plan ya que una vez definidas las metas este abarca las acciones para la ejecución del trabajo, el diseño de un calendario para colocar plazos y la identificación de quien, dónde y cuándo se encargan de ejecutar las actividades. Si es complicado para una compañía, lo es igual para las personas; aquí involucra hacer nuestro cronograma de actividades e hitos en búsqueda de nuestro objetivo. Ejemplo “Para fortalecer el inglés debo comenzar el curso en enero 2017, en el instituto XYZ y este debe terminar en 1 año intensivo, 1 mes después comenzaré estudios avanzados en determinado tema con duración de 2 años, etc.”

  1. Mecanismos de comunicación: Crea conexiones de relación para que puedas dialogar acerca de tus propósitos, metas, proyectos logrando así retroalimentación que te ayuda en el camino hacia tus objetivos.

La comunicación es una herramienta vital para transmitir correctamente a todos los colaboradores la misión, visión, valores y los objetivos que promueve la organización sin tener en cuenta su nivel estratégico, buscando generar una cultura de sentido de pertenencia que le permita sentirse motivado y valorado al tener claro los retos a los que se enfrenta la compañía. Al igual que la organización, debemos permanentemente generar retroalimentación hacia nosotros mismos de lo que estamos buscando, así como que los demás también conozcan que aspiramos en nuestra vida ya que es más fácil que podamos encontrar los conectores sociales que nos ayuden a alcanzar nuestras metas, como decía mi abuelo “Problemas comunicados pueden ser aliviados”, cada vez que mostramos más lo que somos y donde queremos llegar, más fácil se abren las oportunidades necesarias. Ejemplo “Colocar en mi estudio o habitación letreros que me recuerden todos los días mis metas, cada vez que tengamos oportunidad de comentar con alguien que consideremos estratégico nuestras ideas o visiones, hablar con nuestro jefe, esposa, familiares lo que nos gustaría ser en la vida, hacer compromisos públicos los aumentan nuestra orientación al logro y con nuestro ejemplo también mostrar lo que queremos ser”.

  1. Dirección estratégica: Escoge muy bien las personas con las que te vas a relacionar para que puedas crear una sinergia que te permita crecer.

Una de las labores fundamentales de esta gestión es la de encargarse de asignar a los directores de las áreas la supervisión de las tareas puntuales del equipo de colaboradores que tiene a su cargo, esto con el fin de realizar el seguimiento al cumplimiento de las funciones que debe desempeñar para alcanzar los objetivos globales de la compañía y como seguir mejorando su ejecución. En este punto nuestro desempeño al igual que el de la compañía depende mucho del entorno que nos rodea, ósea principalmente de las personas que están a nuestro lado por lo que es muy importante saber seleccionarlas, para que día a día sean nuestra ayuda en los momentos que más se requieran. Ejemplo “Si estas en un cargo de jefe evitar seleccionar una persona por que tenga una relación de amistad así no cumpla con las competencias del cargo, rodearte de personas positivas, amistades afines a nuestros intereses, etc.”

  1. Seguimiento y evaluación de resultados: Verifica que has cumplido los plazos y revisa los resultados para tomar las decisiones para consolidar los éxitos y corregir los errores.

Los objetivos que se trace la compañía deben tener una fecha límite para conseguirlos, con un tiempo adecuado para ejecutar las tareas y completar los proyectos, al tiempo que debe hacer un seguimiento, por medio de los KPIs y el Balanced Scorecard por ejemplo. Una vez esos plazos se cumplen, se debe realizar una revisión de los resultados obtenidos y tomar las decisiones necesarias para consolidar los éxitos y corregir los errores. Es crucial que tengamos que hacer balance de resultados de nuestros planes, como nos fue al ejecutar las acciones establecidas ya que aprender de nuestros aciertos y derrotas es clave para poder reajustar el plan, y si nos está funcionando pensando en el objetivo general. Ejemplo “Después de terminar el inglés en la fecha acordada (plan ejecutado 100%), ¿cómo me han impulsado en el logro del objetivo?, ¿qué pasó después que termine mi MBA?, ¿cuantas veces han consultado mi CV después de actualizarlo?, ¿qué oportunidades de ascenso he tenido después de finalizar mis estudios?, ¿Soy feliz ahora?, etc.”.

Construir una estrategia corporativa o personal tiene sentido cuando se convierte en una base sólida que nos apoya en el proceso de crecimiento y consolidación de nuestras acciones con miras a lograr los objetivos que perseguimos.

¿Tienes diseñada tus estrategias personales? ¿En tus proyectos vitales implementas estrategias?

Para continuar recibiendo información acerca de temas de desarrollo personal suscríbete a la newsletter. 

Foto: Pixabay.

Deja un comentario

claudia@claudiasogamoso.com

Claudia Sogamoso ©Copyright 2017 / Aviso Legal / Política de privacidad
Bang!Branding © 2017