Volver

¿Cómo identificar nuestro proyecto personal fundamental?

29.01.2017

“Lo cierto es que no es fácil identificar nuestros proyectos personales fundamentales” Susan Cain

Los psicólogos han demostrado que hay unos rasgos de nuestra personalidad que son determinados por la genética, nacen y permanecen con nosotros a lo largo de nuestra existencia y también, hay otros rasgos de personalidad que son adquiridos, fruto de la influencia del entorno, no obstante hay una personalidad fija que permanece. ¿Quiere decir esto que no pueden darse cambios en nuestra personalidad? No, cuando dices yo soy así y no puedo cambiar, lo que puede estar sucediendo son dos posibles situaciones, la primera, el entorno no te lo está exigiendo, no existen presiones de ningún tipo o al menos no para ti  por lo cual sea necesario realizar un cambio en ciertos rasgos y dos, estás haciendo uso de tu libre albedrío y derecho a no quererlo hacer, es decir, dejar unos rasgos para adquirir otros o adquirir otros nuevos solamente. Podemos generar cambios personales incluso adquirir rasgos de personalidad nuevos cuando tenemos razones muy intensas que se convierten en algo muy fundamental para nuestra vida, y muchos permanecerán o los ajustaremos en función de eso que es fundamental, cuando digo fundamental es que son muy importantes debido a que nos permiten satisfacer el estar bien o el bienestar, claro está dependiendo de lo que sea bienestar para nosotros, o a qué aspecto del bienestar nos referimos.

Investigaciones psicológicas han estudiado sistemáticamente 11 dimensiones de bienestar (Scott Barry)

  1. Emociones positivas (alta frecuencia e intensidad de estados de ánimo y emociones positivas)
  2. Bajas emociones negativas (baja frecuencia e intensidad de estados de ánimo y emociones negativas)
  3. Satisfacción con la vida (una evaluación subjetiva de la propia vida, usando cualquier información que la persona considere pertinente)
  4. Autonomía (Ser independiente y capaz de resistir a las presiones sociales)
  5. Maestría ambiental (capacidad de dar forma a ambientes para satisfacer sus necesidades y deseos)
  6. Crecimiento personal (Continuar desarrollando, en lugar de lograr un estado fijo).
  7. Relaciones positivas (Tener relaciones interpersonales cálidas y confiadas).
  8. Auto-aceptación (Actitudes positivas hacia uno mismo).
  9. Propósito y significado en la vida (Un sentido claro de la dirección y del significado en sus esfuerzos, o una conexión a algo más grande que uno mismo).
  10. El compromiso con la vida (ser absorbido, interesado, involucrado en actividades y vida).
  11. Realización (progreso y logro de metas, y sentimientos de dominio, eficacia y competencia)

Son 11 dimensiones que posiblemente también son razones que estimulan a crear proyectos personales, sin embargo, visto lo visto, a la mayoría de nosotros nos mueve y probablemente por condicionamiento social la última dimensión, la realización. Muchos de nosotros y me atrevo a decir que gran parte, buscamos progreso y logro de metas, sentimientos de dominio, poder, eficacia y competencia, lo cual no está nada mal, el punto incluso a debatir es, ¿hasta qué grado centramos nuestro existir en la búsqueda de este bienestar? Como se dice… cuidado con los extremos. También hay que tener en cuenta que en algunos momentos de nuestra existencia se  requiere de proyectos para alcanzar este aspecto.

Tengo que investigar más al respecto, sin embargo expongo mi criterio dado por la experiencia profesional, los seres humanos nos sentimos más satisfechos cuando hacemos o creamos proyectos más relacionados con la búsqueda de un bienestar que tenga que ver con evolución, cambios de estados y con conexiones más grandes que uno mismo, es decir con las dimensiones de propósito y significado en la vida y crecimiento personal, son proyectos que a la postre hacen que las personas se mantengan muy firmes, estables en lo que hacen con tal de lograrlos y como dije en el artículo ¿Dónde está nuestro poder para activar el talento? , es el máximo poder que podemos utilizar para activar nuestro talento.

Hacemos cambios de nuestra personalidad para lograr proyectos personales fundamentales, los proyectos nacen de la necesidad de lograr bienestar, ese que cada uno asigna o entiende como su bienestar, ahora ¿Dónde inicia nuestro proyecto personal fundamental? Lo ideal es que inicie desde la niñez, pero no siempre contamos con educadores que nos ayuden eficazmente a poder ir identificando desde temprana edad y aun así muchos cambian a lo largo de su vida, nadie está sujeto a situaciones estáticas todo el tiempo, pueden darse situaciones extremas que nos lleven a hacer giros de 180 grados o no necesariamente extremas. Conocí una profesora en la universidad en la cátedra de psicoanálisis, brillante, apasionada, nos contaba de su amor por esta área desde muy joven y su consulta a tope, de repente cambió al entorno organizacional, para quienes la conocíamos y que habíamos sido sus alumnos no había congruencia, hoy después de 23 años, continua siendo la Directora de Gestión Humana de una gran Compañía, tuve el placer de saludarla y espléndida con su trabajo, permanece ejerciendo como psicóloga organizacional, es una excelente profesional en este campo e impulsa desde una gran empresa proyectos sociales de mucho aporte para la región donde vive y como este, muchos ejemplos a diario de gente con sobresaliente bienestar antes y después.

Puede ser que hoy estés muy satisfecho con tu vida, que disfrutes con lo que haces, con tu profesión con tu trabajo, satisfecho en todos los roles que desempeñas porque tienes el bienestar que has buscado y creado con tu proyecto, sin embargo en cualquier momento las condiciones cambian porque no tenemos control sobre ellas y no necesariamente a situaciones extremas negativas,  basta con sentir cierta desmotivación, darte cuenta que te quejas con frecuencia, que tu vida no va con mucha estabilidad, que hoy estás en un cargo y de repente te cambian de puesto y te sientes que requieres herramientas porque con las que tienes no son suficientes o simplemente que te ofrecen un cargo que jamás imaginaste o a tu marido o mujer le han ofrecido el puesto de su vida y debes cambiar de ciudad, país, etc. las razones para crear un proyecto de vida fundamental son infinitas, están en el momento que menos esperas en tu vida, lo importante es que logres identificar si es la razón que realmente te lleva a esas dos dimensiones de bienestar que arriba expuse, no porque las otras no sean válidas, sino porque están tienen más poder para persistir pase lo que pase. Susan Cain nos da tres pasos muy sencillos para descubrir nuestro proyecto de vida fundamental y yo le creo por experiencia propia y de lo que he visto y escuchado en mi vida personal y profesional: (Del libro El poder de los introvertidos)

  1. Pregúntate que era lo que te encantaba hacer cuando eras niñ@, ¿qué contestábamos cuando nos preguntaban lo que queríamos ser de grandes? Ella expone que tal vez tu respuesta hoy puede parecer no muy alineada contigo, sin embargo el “impulso subyacente seguro que lo estaba” y coloca un ejemplo: “si deseábamos ser bomberos habrá que plantearse qué representaba para nosotros esta profesión”.
  2. “Presta atención a cuál es la clase de trabajo que tira de nosotros” es posible que hoy seas un abogado pero dedicas mucho tiempo al voluntariado como le pasó a ella.

Y el tercer y último punto que me ha tomado por sorpresa y no lo había pensado jamás pero caigo en la cuenta de que razón tiene, lo transcribo literal del libro:

  1. “Presta atención a las cosas que envidias, es verdad que estoy hablando de un sentimiento muy feo, pero también lo es que nunca miente. Envidiamos sobre todo a quienes tienen lo que deseamos para nosotros. Yo me hice cargo de qué era lo que despertaba en mí tal emoción después de que, estando reunida en cierta ocasión con algunos de mis antiguos compañeros de Derecho, se pusieron a comparar la trayectoria profesional de otros de nuestra promoción y hablaron con admiración, y con envidia, de uno que presentaba pleitos con frecuencia ante el Tribunal Supremo. Al principio abominé su actitud, pensando que más les valía alegrarse por él. Sin embargo, después de congratularme por mi magnanimidad, reparé en que no tenía mérito ninguno mi largueza, ya que yo no aspiraba a hacer tal cosa ni a obtener ninguno de los honores que brinda la abogacía. Entonces, me pregunté a quién envidiaba yo, y obtuve de inmediato la respuesta: a los compañeros de clase que habían acabado ejerciendo de escritores o psicólogos, y hoy me dedico a mi propia versión de ambas ocupaciones”.

Yo adiciono un punto muy importante desde mi perspectiva:

  1. Busca parar en el día a día y dedicar tiempo a estar contigo, a pensar, a escribir sobre ti, los grandes líderes tienen la característica de llevar un diario, esto especialmente porque te da la oportunidad de abrir la puerta de la fantasía, la creatividad, es poco probable que la creatividad se dé entre tanto ruido. En este espacio lograrás crear tus sueños, esos que visionados a futuro son la satisfacción de tus necesidades presentes, es una gran brújula para que puedas encontrar lo que necesitas satisfacer. Enseño a mis clientes hacer un ejercicio mezcla de una técnica psicológica llamada desensibilización sistemática y visualización, no es complicado hacerlo (tema para otro artículo) vaya poder que esto tiene para vernos cómo queremos estar en el futuro.

En conclusión, lo ideal para crear nuestro proyecto de vida fundamental es desde la infancia cuando se estimulan los procesos verdaderamente educativos (sugiero ver el vídeo Primera entrevista de Novak Djookovic a los 7 años), como este no es el caso de las mayoría de nosotros y menos en sociedades en vía de desarrollo, cualquier momento de nuestra existecia es oportuno para identificarlo, lo importante es eso, lograr identificarlo, porque aseguraremos la probabilidad de satisfacer el sentimiento de bienestar o el estar bien con nosotros mismos, para nosotros y en consecuencia con nuestros semejantes, de ahí la razón por la que deberíamos identificarlo, además como dice el psicólogo Brian Little porque “cuando lo encontramos nuestras vidas crecen de manera espectacular” y quiero decirte que esto no tiene que ver con la edad, sino revisad algunas biografías de grandes líderes y empresarios que construyeron éxito social y empresarial después de los 50 años o no vayamos tan lejos, gente común que después de la jubilación hacen de sus vidas lo mejor; tampoco tiene que ver con la sociedad en la que o vive o se crece, ni con la religión u otros aspectos. No me queda duda entonces, que “todo lo bueno comienza en uno mismo”.

Foto: Mis méritos para Alexandra Pinilla que aunque es su hobby lo hace de maravilla. Desierto de Atacama – Chile

Deja un comentario

claudia@claudiasogamoso.com

Claudia Sogamoso ©Copyright 2017 / Aviso Legal / Política de privacidad
Bang!Branding © 2017