Volver

Comunicarse bien es crecer como persona y profesional

20.03.2017

Comunicarse efectivamente nos asegura vivir mejor en cualquier ámbito de nuestra vida. Comunicarse es una de las acciones humanas más complejas, aunque puede ser muy fácil, eso depende de cómo lo hacemos. ¿Tú crees que sabes hacerlo, eso de comunicarte eficazmente? No lo sé, lo que si estoy segura es que la mayoría de nosotros creemos que sabemos hacerlo perfectamente y no es cierto. ¿Por qué no es cierto?

  1. Generalmente cuando nos comunicamos hacemos interpretaciones acerca de lo que los demás nos dicen o hacen. Te suena expresiones como…”claro si lo que me quiso decir es que yo no estoy haciendo nada para colaborarle…”cuando lo que te dijo o expresó verbalmente el otro fue “…debí hacer el trabajo yo solo” y tú inferiste o concluiste lo que te pareció. Esto de hacer inferencias se llama técnicamente interpretaciones y eso significa que con base en lo que el otro te dice o hace tú creas una fantasía en tu mente, la cual está directamente relacionado con tu experiencia, moralidad, valores, creencias, tu manera de vivir y pensar acerca del mundo que te rodea. Hacer interpretaciones es lo más generalizado en el proceso de comunicarnos y es la acción desde mi opinión que más afecta negativamente al proceso, porque hacemos uso de nuestras fantasías que son representaciones mentales que creamos de una situación que no es real, sólo es real aquello que podemos verificar a través de cualquiera de nuestros cinco sentidos, lo demás todo es creación de mi mente y pueden convertirse en las grandes interferencias del proceso, si tenemos en cuenta que el cerebro es un especialista detector de amenazas.
  2.  Vivimos en una cultura individualista y cada vez será en mayor grado (lo cual no significa que sea negativo), cada persona elige el cómo se relaciona en función de sus necesidades e intereses, lo que hace que se nos dificulte la práctica de la empatía, pues tendemos a centramos mucho más en nuestra necesidad e interés y desde esa perspectiva nos movilizamos, corriendo el riesgo de enfocar la atención plena en mí y borrar del mapa al otro con quien me comunico.
  3. Nuestro diario vivir está enmarcado más en la inconsciencia que en la consciencia. La consciencia es decir, el conocimiento de nuestros estados y actos se nubla permanentemente con la atención hacia el futuro o el pasado, conocer nuestros estados es “sentir” y pensar sobre lo que me está pasando física, emocional y comportamentalmente aquí y ahora. ¿Te suena eso de que te están hablando y antes que el otro termine ya estás elaborando tu comentario o respuesta en tu mente? o te están hablando y tu pensamiento no está en el otro porque estás pensando en lo que hiciste hace un momento o lo que debes hacer una vez la otra personas termine, en realidad, estás prestando más atención a tú diálogo interno que lo que está sucediendo en tiempo real. Estamos inundados de estas situaciones todos los días, a cada momento, es parte de nuestros hábitos y de la manera en que el cerebro lo tiene aprendido así que es más cómodo y fácil para él.

¿En qué afecta esto a la comunicación? Negativamente, porque son interferencias que bloquean la posibilidad de que tú y tu interlocutor  cifren el mensaje de la misma manera, con el mismo significado. Mientras mantengas las inferencias de interpretación, te centres en tus necesidades e intereses o sea, no desarrolles empatía y no controles tu automatismo del diálogo interno y no mantengas la atención para escuchar al otro, no puedes comunicarte efectivamente, lo que sucederá es que se distorsiona el mensaje tanto tuyo como el de tu interlocutor.

Efectividad es que obtengamos lo que necesitamos o queremos lograr y adicionalmente, que sea de una manera eficiente, es decir, sin desgastar los medios o recursos que tenemos para ejecutar nuestro objetivo. Así que comunicarnos efectivamente es que tanto tú como tu interlocutor logren beneficios relacionados con la satisfacción de las necesidades tanto del uno como del otro, sin tanto desgaste emocional y mental. Por ejemplo, en una relación de pareja nos comunicamos para que él esté bien y yo esté bien, como principio básico; en una relación de negocio para obtener beneficios económicos y otros alternos que pueden darse, como una relación continua comercial, fidelización del cliente, etc. Comunicación efectiva es ganar/ganar (win/win) como resultado de esa relación que se ha dado, es crecer, ser mejor, estar mejor, todos los actores del proceso. Lo contrario es comunicación inefectiva que nos conduce al conflicto, a la frustración, a la desmotivación y otras emociones donde salimos mal librados.

¿Cómo  podemos lograr una comunicación efectiva? Os propongo estas claves que aunque no son fáciles de practicar, podemos intentarlo y os aseguro que dará mejores resultados para ir más livianos con nuestra mochila por la vida.

  1. Haz tu escala de valores y escríbela, reconocerás en ella cuáles son los intereses que te mueven en las relaciones que estableces con los demás. Recuerda que valor es todo aquello a lo que le designamos significado de muy importante para nosotros y son variados, la idea es tener en cuenta aquellos más de tipo personal, trascendental. Valores como vida, salud, seguridad, afiliación, confianza, aceptación, colaboración, servicio, entre otros, nos ayudan a generar procesos de comunicación efectiva. Otros en contraposición, como los relacionados al ego nos bloquean porque al relacionarnos, nuestra atención está más centrada en satisfacer nuestra necesidad de mantener y conservar la imagen que tenemos de nosotros, por tanto se dificulta la empatía.
  2. Practica la humildad como valor en tu vida. El humilde se comporta como uno más entre todos porque es consciente de su vulnerabilidad así como también de sus fortalezas, no establece diferencias entre él (ella) y los otros y sobre todo está menos ocupado en mantener o crear imagen que no corresponden con lo que en realidad siente o piensa.
  3. Practica la empatía y no me refiero a ponerse en los zapatos de los otros, no considero práctica esta definición, porque la realidad es que es demasiado difícil ponerse los zapatos de los otros y caminar con ellos. Te propongo mejor que inicies por ser auténtico cuando establezcas relación o contacto interpersonal, quiere decir, intenta eliminar la mayor parte de los filtros relacionados con tu ego, sé tú y eso es estar alineado con el sentimiento y el pensamiento que te estimula esa persona que tienes en frente y actuar en consecuencia. No te quiero decir que si ésta persona te cae mal, seas un borde expresándole, “oye me caes mal”, sino, expresar desde el respeto lo que sientes y piensas, ya te lo explicaré mejor en el otro punto. Cuando eres auténtico lo que sucede es que podrás percibir al otro con más facilidad, estarás menos atento a tus máscaras o imágenes que quieres mostrar, así que podrás dirigir tu atención y percibir no su imagen sino sus sentimientos que es donde se da el clic da la empatía.
  4. Concédele al otro la libertad de ser como quiere ser. No hagas interpretaciones de lo que los otros dicen y hacen, mucho menos trates de encajarlas a tu moralidad, tus creencias, tus valores, tus actitudes, a tu punto de vista acerca de las cosas, hacer esto es exponerte a la frustración, al estrés, al sufrimiento porque nadie es igual a ti. Conceder la libertad es responsabilizarte de ti nada más y no del otro para que éste sea dueño y señor de sí mismo, eso quiere decir, cuando recibes lo que el otro dice, escúchale, implica no poner tus filtros mentales o emocionales a lo que dice, es oír las palabras y observar su lenguaje no verbal y al mismo tiempo ser tú consciente de lo que te pasa a ti, qué sientes y piensas con lo que has oído y visto del otro. Decir que el otro quiere decirte algo, es interpretar y eso es poner nuestro filtro e interferir con lo que el otro realmente quiere decirnos. Siguiendo el ejemplo de arriba, si mi compañero de trabajo me dice que “me tocó hacer el trabajo a mí solo”, no puedo querer adivinar lo que me quiere decir, para saberlo verídicamente lo que tengo que hacer es preguntárselo, hay millones de opciones de respuesta, si se lo preguntas ¿Carlos, me dices que te tocó hacer el trabajo a ti solo, qué quieres decir con eso? Tal vez te contestará, “me gustó hacerlo solo porque pude aprender lo que tanto me costó” o “pillé un enfado porque no me ayudaste” etc. Darle la libertad es aceptar que está enfado contigo en el caso último, y que cuando él (ella) te dice eso, tú experimentas un sentimiento a lo que puedes responder: “cuando me dices eso, siento disgusto y mucha exigencia de tu parte, era mi hora de descanso, si me lo hubieras pedido directamente, tal vez lo hubiera hecho”. Si te cae mal, expresa que cuando dice o hace tal cual cosa, te genera disgusto.  El objetivo es verificar lo que el otro realmente está sintiendo y pensando acerca de lo que está sucediendo, para que puedas constatar verídicamente su mensaje y con base en ello entonces tú puedas enviar el tuyo (feedback), cada uno se hace responsable de sí mismo y no movido por lo que imaginas, que en la mayoría de los casos no tiene nada que ver con lo que el otro piensa o siente, sino por lo que es la realidad objetiva . Lograr eliminar nuestros filtros es bastante complejo, requiere mucha consciencia de mí mismo y entrenamiento porque estamos acostumbrados a poner todo lo nuestro en el otro.
  5. Responsabilízate de ti, solo de ti. Deja de estar adivinando lo que el otro siente y piensa o de preocuparte por lo que puede o no puede sentir, tú presta atención a tus sentimientos y a tus pensamientos cuando el otro expresa, limítate a escuchar estrictamente lo que oyen tus oídos y ven tus ojos, lo demás es cuento tuyo acerca del otro, para lograrlo,  hazte consciente de ti, atiende tus sentimientos y pensamientos, no pongas tu mente fuera de lo que está pasando aquí y ahora, controla tu mente y no permitas que sea tú mente o cerebro quien te controle a ti. Igual que el punto anterior esto requiere entrenamiento y conocer cuáles son tus hábitos cuando estás comunicándote para que puedas poner control, no podemos controlar lo que no conocemos. Hoy existen muchas técnicas para lograr ese control y conocimiento, entre las más practicadas y difundidas está el mindfulness y yoga, pero hay muchas opciones o estrategias.

Para crecer como profesional hay que crecer como persona y una de las condiciones, implica aprender a comunicarnos efectivamente, es imprescindible para nuestro desarrollo en todos los ámbitos de la vida y depende de ti, porque todo lo bueno comienza en uno mismo.

¿Te comunicas efectivamente? ¿Cuándo te comunicas logras crecer y tu interlocutor también crece?

One comment on Comunicarse bien es crecer como persona y profesional

  • Cinco razones por las que nos traicionamos a nosotros mismos | Claudia Sogamoso

    […] Aprende habilidades comunicativas para que puedas ser asertivo. Cuando eres de los que te traicionas y dejas de ser auténtico con frecuencia, es significado de tu falta de habilidades comunicativas, las cuales puedes aprender. La mayoría de las cosas en la vida las aprendemos, adquirimos a través del conocimiento y la práctica, pero necesitamos ser conscientes que nos falta para poder sentir la necesidad de ese aprendizaje. Te sugiero leer mi post comunicarse bien es crecer como persona y profesional. http://claudiasogamoso.com/comunicarse-bien-es-crecer-como-persona-y-profesional/ […]

Deja un comentario

claudia@claudiasogamoso.com

Claudia Sogamoso ©Copyright 2017 / Aviso Legal / Política de privacidad
Bang!Branding © 2017