Volver

Los cuatro grandes errores en la toma de decisiones

14.10.2016

Tomar decisiones es uno de los mayores retos en la vida, independiente del rol que ejecutemos, debido a que tomamos 2.500 decisiones al día y especialmente, porque éstas rigen nuestro destino. De acuerdo a nuestras decisiones seguramente será nuestra vida hoy y en el futuro.

Chip y Dan Heath, grandes investigadores del tema, en su libro Decídete,  exponen que nuestras decisiones las tomamos en cuatro pasos:

  1. Nos enfrentamos a una situación en la que debemos elegir.
  2. Analizamos las opciones.
  3. Tomamos la decisión.
  4. Vivimos con la decisión que hemos elegido.

En cada uno de los pasos anteriores, existen unos errores que cometemos y para nuestro infortunio, nos limitan las probabilidades de éxito o de al menos lograr lo que queremos y necesitamos de manera eficaz. Generalmente, tomamos las decisiones centrados en nuestro “foco” que es la información que por conocimiento y experiencia tenemos grabadas en nuestra mente y que al momento de sopesar, hace que nos centremos en ello, porque en la realidad es lo que conocemos, lo cual es hasta lógico, ya que no puedo gestionar y controlar lo que no conozco por tanto, al tomar la decisión evidentemente tendremos en cuenta lo que conozco, es decir lo que sé, ya sea por formación o experiencia. El “foco” como le han denominado los Health, nos limita significativamente, porque al centrarnos en éste, eliminamos tantas opciones que la realidad que no vemos o no conocemos nos puede ofrecer.

La estrategia que nos plantean para una buena toma de decisiones, es conocer muy bien cómo funcionan los cuatro errores que el común de las personas cometemos y lo siguiente es cómo combatirlos para no cometerlos o controlarlo.  Los cuatro errores se resumen en:

  1. Visión estrecha: Se refiere a ver nuestras opciones muy restringidas, básicamente en términos de sí o no. En psicología se le llama a esto pensamiento polarizado, es blanco o negro, es bueno o malo, es mi amigo o enemigo. Al sólo ver las dos puntas dejas de ver tantas opciones como pueden existir realmente, de ahí la visión estrecha, sólo ves dos puntos.
  2. Sesgo de confirmación: Mis creencias, opiniones, acciones preexistentes son lo que conozco y lo que es válido, por tanto “es posible que si me salgo de éstas, las cosas no vayan bien” así, que todo el tiempo buscas datos o información que respalden tus creencias o que las contradigan, al final nos sesgamos y tomamos decisiones con base en aquellas que apoyan nuestras creencias y acciones que ya conocemos.
  3. Emoción al corto plazo: Los Health exponen, que cuando tenemos que tomar decisiones muy difíciles, nuestras emociones se exaltan, nos repetimos los mismos argumentos una y otra vez, la situación nos desborda, llevándonos a inseguridad, duda, miedo, dejando pasar las perspectivas objetivas que la realidad nos puede ofrecer.
  4. Confianza desmedida: No me queda duda que este error lo cometemos todos y especialmente cuando nuestros egos tienden a ser muy grandes y se refiere a que la mayoría de nosotros, creemos saber más de lo que realmente sabemos sobre lo que ocurrirá en el futuro. Confiamos desmedidamente en nuestras predicciones porque se ilumina con el foco que se tiene, que es la información que tenemos a la mano o la que conocemos y rápidamente sacamos conclusiones.

¿Qué hacer ante estos errores o como combatirlos? De manera muy superficial lo repaso, sin embargo cada estrategia es motivo para un gran despliegue de análisis, que de hecho hacen en su libro.

  1. Ante la visión estrecha deja de utilizar el “o” y mejor utiliza la “y” es decir, no excluyas, incluye opciones por muy descabelladas que te parezcan así aumentarás tus opciones. Ej. Despido o no despido a mi empleado cámbialo por, no lo despido y…
  2. Ante el sesgo de confirmación, busca información contraria a tus creencias, opiniones o acciones preexistentes, es decir, contrasta tus suposiciones. No e fácil realizar esta acción, implica salir de ti para poder ver los toros desde la barrera, se requiere mucho autoconocimiento y entrenamiento. Ej. Mi pareja me propone que nos vayamos a vivir juntos, muy posiblemente te motive hacerlo, quieras hacerlo, así que buscarás los partidarios de tu si, con todo lo que puedes ganar. Para el caso, busca todos los partidarios del no, eso sí, escucha de verdad sus argumentos.
  3. Ante la emoción al corto plazo, busca tomar distancia de la emoción antes de decidir, deja pasar muchos días, al menos una semana. Busca personas neutras o los factores que a largo plazo sean importantes para ti e intenta visualizarlos a largo plazo. Se requiere también alto nivel de autocontrol emocional.
  4. Ante la confianza desmedida, busca prepararte para el error y eso significa, ser consciente que es muy probable que te equivoques, adicionalmente, contemplar los diversos escenarios que se den como consecuencia del error e intentar Para lograr esto, se requiere un pensamiento estratégico y eso conlleva aprendizaje y entrenamiento. Es algo así como, ¿si elijo a qué se puede desencadenar? Se desencadena c, d, e y sobre esas premisas,  intentar ejercer control. Ej Si elijo este trabajo con contrato definido, lo que puede pasar es que se termine el contrato y me quede sin empleo en x tiempo, que me vaya tan bien que me contraten indefinidamente. Si me terminan el contrato y no continuo, ¿cómo puedo crear otras alternativas al momento de no tener empleo? Es entonces, intentar controlar esas variables con otras estrategias.

Leyendo a los hermanos Healt, toda su investigación y claro desde una perspectiva muy objetiva, porque el libro te lleva a ello, está claro que necesitamos para la toma de decisiones verdaderamente efectiva, necesitamos aprender un proceso de alto nivel que exige antes que nada un autoconocimiento y adicionalmente un entrenamiento que nos lleve a desmontar hábitos, creencias, maneras de ser y actuar para lo cual la mayoría de nosotros no estamos o no somos conscientes que lo requerimos. Por tal razón,  a mi modo de ver el primer paso para ir hacia un proceso de toma de decisión efectivo, es hacer consciencia del proceso que actualmente ejecuto cuando tomo mis decisiones y sobre la base de cómo funcionan estos cuatro errores. Te invito a que inicies con la mejora en tú proceso de toma de decisiones, te aseguro que mejorará tu vida laboral, personal y/o profesional. Recuerda que “todo lo bueno comienza en uno mismo”.

Foto: Pixabay.

Deja un comentario

claudia@claudiasogamoso.com

Claudia Sogamoso ©Copyright 2017 / Aviso Legal / Política de privacidad
Bang!Branding © 2017