Volver

¿Qué es lo mejor de ser madre?

08.05.2017

Me pregunta mi hija en una entrevista que me hace, en la que soy su invitada para el vídeo que subirá en su canal de youtube con motivo del día de las madres en España. Mi hija es comunicadora social y periodista, es una profesional muy activa y por supuesto se mueve en el mundo de las RRSS o mundo virtual como pez en el agua, su objetivo en este vídeo es tratar el tema del rol de madre, y quien mejor que su propia madre para contarlo, así que una de las preguntas es la famosa y persistente…¿qué es lo mejor de ser madre? digo persistente debido a que me la he hecho durante cada etapa que he vivido con mis hijos, y de verdad amig@s parece una pregunta muy fácil de responder, pero os puedo decir que para mí no lo ha sido. Es una pregunta que me ha asaltado tanto en los momentos de sentir mucha felicidad, como cuando las situaciones se han puesto muy complicadas, es decir, cuando he tenido grandes inconvenientes relacionados con mis hijos ya sea porque es directamente con ellos o porque los involucra. Normalmente me la respondo diciendo frases muy positivas con base en la emoción de alegría y además seguramente, para poder reposar la preocupación que en momentos de complicación siento, con el fin de eliminar todas las sensaciones menos positivas que afloran cuando no estoy pasando por el mejor momento como madre.

Hasta hace relativamente poco tiempo y después de ser madre por 28 años de tres increíbles personas, mi hija mayor tiene 29 años, el segundo 25 y el último 22, me di cuenta lo agotada que estaba de cumplir el rol de madre y me pregunté a mi misma qué me agotaba tanto, si ser madre es una de las mejores cosas que te pueden pasar en la vida. Después de una reflexión profunda mi respuesta fue, sostener por tanto tiempo el rol de ayudadora, solucionadora, proveedora ilimitada de todo, afecto, atención, cuidados, dinero, manutención y todo cuanto ellos necesitaran, consecuente con esta respuesta, me pregunté también, si realmente el rol de ser madre tiene que ver con el dar y dar ilimitadamente y…eureka! descubrí la aterradora creencia que por años no sé ustedes pero yo por muchos, he mantenido y ha sido la verdadera causa de mi agotamiento, creer que el rol de buena madre es dar y proveer de manera ilimitada siempre. Hice un “stop” en seco y revisé si en mi nueva etapa de madre de hijos en adultez temprana estaba cumpliendo el rol de buena madre bajo esa premisa de “dar ilimitadamente”, mi respuesta es que estaba siendo buena madre desde esa esquizofrénica y mal sana creencia, pero en la realidad no estaba ejerciendo el rol de una madre que educa y ama responsablemente, aquella que da a sus hijos las alas para que aprendan a volar por sí mismos, no sé o perdón sí sé de dónde viene esta manera de pensar, por supuesto de la educación que he recibido, aquella que nos dice “que las buenas madres son las que siempre están ahí para dar a sus hijos todo lo que necesiten sin límite alguno”, concluí cuánto daño hace a todos incluyendo a los hijos y claro está a nosotras las madres porque ahí se fundamenta la culpa que nos persigue hasta en el más profundo sueño, “sino das siempre a tú hijo lo que necesitas eres una mala madre”. Puedo afirmar que a partir de este momento tome las medidas necesarias para poner límites que me permitieran amar a mis hijos desde lo que ellos necesitaban como seres humanos, como seres increíbles capaces de crear la mejor vida para sí mismos, y decidí soltar por completo y concederles la libertad de actuar, el respeto y la confianza que necesitan para darse cuenta de todo el poder creador que tienen y eso significa entregarles su vida, que implica soltar desde lo más sencillo como es, el que cocinen su comida, laven su ropa, limpien la casa, atiendan todo cuanto les concierne en su cuidado personal, atención, salud, así como también su manutención relacionado con lo económico, desde su transporte hasta el móvil u ordenador que les apetece tener, con todo el gusto y aprecio pongo a disposición mi casa para su vivienda con fecha de caducidad, así como otras básicas tales como alimentación.

Darse cuenta de nuestra insconsciencia y maneras erróneas de actuar es un paso hacia la liberación, ningún padre quiere hacer daño a su hijo, hablando en términos sanos, sin embargo, es de tener en cuenta que todos como padres o madres damos a nuestros hijos “lo que podemos” y lo que podemos se refiere a lo que sabemos o creemos que es lo mejor y como podéis darse cuenta en incontables ocasiones eso que creemos saber no es lo mejor. Así que la persistente pregunta de qué es lo mejor de ser madre tiene varias respuestas, más que como psicóloga, como mujer que ha tenido la experiencia de ser madres de tres hijos siendo psicóloga:

  1. Ser una mujer de carne y hueso y no una súper héroe. Dar a nuestros hijos de manera ilimitada con el fin de que no les falte nada nos pone en la penosa situación de aplazar la satisfacción de nuestras necesidades por mucho tiempo y mantener un estado de frustración que no conduce a ningún beneficio para nadie y lo haces pensando que puedes porque eres una súper héroe que todo lo puede, cosa que no es cierta, eres humana y vulnerable. Así que lo mejor es intentar buscar un equilibrio entre lo que es su necesidad y la nuestra, vaya dificultad porque implica priorizar lo qué es realmente importante y necesario para un hijo e importante y necesario para nosotras, recuerda que lo importante no es que no le falte nada, esto es una trampa mortal, lo verdaderamente importante en ocasiones y muchas, es que le falte para que aprenda la frustración y sea capaz de descubrir lo que puede crear, evidentemente todo de acuerdo a su edad.
  2. Disfrutar desde lo que ellos pueden y son capaces de crear para disfrutarlo con nosotros. Desde un juego con la pelota, hasta una conversación en la solución de un problema; el que ell@s nos inviten a ser parte de lo suyo es una gran oportunidad para disfrutarlo y conocerlo, saber lo que gusta, lo que no, lo que piensa, lo que siente, es abrir una puerta para un encuentro profundo de amor, de compañía mutua.
  3. Tener la oportunidad de educar y ayudarle a ser grandes personas. En otras oportunidades lo he dicho, educar palabra latina (educare) sacar de adentro, guiar, esto requiere mucha observación, escucha, empatía, comunicación, conocimiento del otro, para ayudarle a descubrir su camino, sus capacidades, aptitudes, necesidades, anhelos, ayudarle a conocerse a sí mismo de tal manera que sea capaz de desplegar por sí mismo en el tiempo que corresponde su andadura por sí sol@. Cada momento de descubrimiento para ellos, para nosotros como madre o padre conlleva consigna de amor porque seguramente ha requerido de un proceso con vivencias de todo tipo.
  4. Vivir experiencias de vida y amor. El cansancio, el agotamiento y tantos otros sentimientos humanos llegan a través de este rol de madre y son experiencias que aunque poco placenteras, son muy fortalecedoras y reafirmantes del valor como mujeres, personas, son vivencias que nos llevan a un desarrollo personal, humano a lograr lo mejor de nosotras porque vives situaciones, cosas, sensaciones, que jamás llegaste a imaginar que podías superar, así que ser madres es un activador de todas nuestras capacidades, habilidades, recursos, talentos, sentimientos, emociones, pasiones, y además con noble causa que te permite trascender.
  5. Sentir una de las máximas expresiones de felicidad que un ser humano puede experimentar, porque es un rol que nos permite ir más allá de lo meramente físico y material, nos permite descubrir aspectos que desconocíamos de nosotras y ponerlo en valor, sintiendo la satisfacción, emoción, alegría, gozo, placer inmensurable; nos permite también alcanzar aspiraciones que para nosotras son vitales y que lo hacemos por nosotras mismas siendo este aspecto de autonomía la mayor de las satisfacciones que se puede sentir desde la experiencia humana.

En síntesis cada una de nosotras como mujeres tiene sus propias consignas o respuestas de qué es lo mejor de ser madre, pero una cosa será el dominador común, las experiencias humanas tanto de tristezas, angustias, etc. valen la pena cuando sientes que el amor que inunda tu vida es más grande que todo ello, cuando ves a tus hijos siendo felices y viviendo experiencias de realización personal, es algo que no se puede decir en palabras es solo vivirlo.

Y para ti seas madre o hij@ ¿Qué es lo mejor de ser madre?

Si te interesa el desarrollo personal porque quieres una mejora en tú calidad de  vida, suscríbete  a mi blog (abajo derecha) y recibirás artículos que te ayudarán en tu mejora de la calidad de vida.

…Y por este mes del día de madre, puedes ponerte en contacto conmigo y tener una asesoría de 30 minutos. ¿Hablamos? Haz Clic aquí y hablemos por skype o whatsapp http://claudiasogamoso.com/hablamos/ o escríbeme a contacto o mi correo electrónico claudia@claudiasogamoso.com

Foto: Pixabay

Deja un comentario

claudia@claudiasogamoso.com

Claudia Sogamoso ©Copyright 2017 / Aviso Legal / Política de privacidad
Bang!Branding © 2017