Volver

12 razones para reinventarte profesional y laboralmente

13.06.2019

“Cuando te inspira un objetivo importante, un proyecto extraordinario, todos tus pensamientos rompen sus ataduras, tu mente supera tus límites, tu consciencia se expande en todas las direcciones, y tu te ves en un mundo nuevo y maravilloso. Las fuerzas, facultades y talentos ocultos cobran su vida, y descubres que eres una persona mejor de lo que habías soñado”. (Desconozco el autor)

La dinámica de constante cambio característico del siglo XXI, nos exige vivir experiencias de corto y mediano plazo en nuestra vida profesional y laboral, porque cada vez con más alta frecuencia, nuestra permanencia al servicio de una organización o cliente está dentro de esos parámetros, exigiéndonos aprender a un ritmo veloz y continuo para mantener nuestra zona de confort por el máximo tiempo.

De ahí que se hace necesario que nos reciclemos, reciclemos nuestro conocimiento, nuestra manera de hacer las cosas, nuestra manera de competir, nuestros puntos de vista y hasta nuestra manera de ser, es una constante, el que nos transformemos y cambiemos porque la manera como enfrentamos la vida antes ya no aplica a las nuevas circunstancias. Así que, desde lo laboral y profesional especialmente, hay que reciclarse para mantenernos posicionados, visibles y competitivos en el mercado laboral.

Personalmente esta dinámica no me gusta, es agotadora, por lo cual requerimos establecer objetivos de vida muy afinados para enfrentarla con eficacia, para que no nos perdamos en el camino y aunque mantengamos una dinámica de aprendizaje, de renovación permanezcamos alineados con el propósito y el sentido prioritario para nosotros, de lo contrario corremos el riesgo de caer en confusiones que nos llevarán al desgaste físico, mental, emocional, familiar desembocando en consecuencias negativas para nuestra salud.

Dadas estas dinámicas de inestabilidad, incertidumbre y como resultado de ires y devenires profesionales y laborales, es probable, que de repente nos encontramos desorientados, inmersos en círculos viciosos que nos desmotivan, agotan y desgastan profesional, laboral e incluso personalmente y nos exigen cambiar los rumbos de nuestras vidas profesionales que ya no solo implica reciclarse, sino reinventarse. Situaciones como:

  1.  “Inercia laboral”, ejecutas como robot lo que te toca. Con síntomas como, baja concentración, incumplimiento de plazos, pérdida de interés por tú trabajo, inexistencia de conexión emocional con tu jefe o compañeros de trabajo, baja iniciativa, los nuevos proyectos son un castigo, mantienes sensación de inseguridad y sientes que no te ve nadie, las 8 horas de trabajo son improductivas, las últimas evaluaciones de desempeño alertan de bajas en tu desempeño y algunas más por este estilo.
  2. Tienes necesidad de re incorporarte al mercado laboral, después de un pare que realizaste para atender a tus hijos y familia.
  3. Tu proyecto empresarial lo has dado por terminado y lo cierras.
  4. Eres un parad@ de larga duración.
  5. Te has quedado sin empleo después de los 40 años y aunque tengas una preparación profesional relevante y un cv excepcional el mercado laboral se limita para ti.
  6. Por años te ha rondado en la cabeza cambiar de vida profesional y/o laboral,  pero aún no sabes cómo hacerlo o para qué hacerlo.
  7. Te han cambiado de puesto de trabajo y es un reto que sientes que te exige más de lo que tú puedes dar, por cualquier razón.
  8. Por motivos de trabajo tú vida familiar se ha vuelto un caos. Dedicas más tiempo a tú trabajo que a tu familia y sientes amenazas por situaciones familiares al límite, salud de un miembro, divorcio, conflictos con hijos, etc.
  9. Visualizas que tus objetivos profesionales y/o personales, en tu puesto de trabajo actual no se van a cumplir y sientes la necesidad de ir a por ellos.
  10. Sabes y sientes que necesitas un ascenso o iniciar un plan de carrera, pero no logras identificar el qué y el cómo.
  11. Tu trabajo te ha exigido tanto esfuerzo a lo largo del tiempo que tu salud está afectada considerablemente.
  12. Cambias de país y debes comenzar de nuevo.

Son 12 razones o puntos de inflexión que con alta frecuencia impactan y estimulan en la personas la necesidad de reinventarse profesional y laboralmente, y como dice Mario Alonso Puig,

“Reinventarse no significa cambiar quién se es, significa cambiar la forma de ser y estar en el mundo”.

Si antes estabas de una manera, ahora es cambiar la manera como estabas dentro de ese mundo, porque sientes que desde tu interior hay un llamado a cambiar, a ir hacia otra manera de vivir y de hacer.

La pregunta que resulta de esta reflexión sería,

¿Todos podemos reinventarnos? Y la respuestas es un rotundo Sí, pero no todos estamos dispuestos a hacerlo, porque requiere unas renuncias de alto coste para nosotros.

Reinventarse implica pasar de un estado de vida a otro más evolucionado, es una transformación y tiene que ver más con aspectos de índole personal, que social, profesional o laboral, es un desarrollo requiere desaprender lo cual implica, darte cuenta que tus conocimientos y maneras de hacer ya no son válidas para el nuevo mundo al que te pretendes abrir y hay que renunciar a ese “saber”, requiere aprender, es decir, adquirir no solo nuevo conocimientos, sino una práctica de nuevos hábitos, maneras de hacer que seguro son más efectivas para el nuevo entorno, lo cual nos da mucho miedo, es dejar el pasado, para ir por un futuro diferente y eso implica incertidumbre.

Si es tu caso alguno de estos puntos y estás pensando en reinventarte ten en cuenta:

👉 “Lo más importante para dar un paso de reinvención es conocerte a ti mismo“,

Tiene que ver esto con tus necesidades, intereses, deseos, frustraciones, insatisfacciones, cómo quieres tu vida, de qué estás agotad@, cuáles son tus fortalezas como profesional, y sobre todo como persona, en qué están tus roles vitales ahora, si ellos te permiten, te bloquean, te facilitan, todo lo que tiene que ver contigo y tu entorno es necesario ser muy consciente, conocerlo, no intentar controlarlo, sino conocerlo para poder gestionarlo.

👉Requiere un plan, con un objetivo muy claro de a dónde quieres llegar, con qué recursos cuentas, que oportunidades tienes, que amenazas y sobre todo requiere valentía para renunciar a la seguridad que hoy tienes. Tener un motivo de trascendencia. Cuando un día tomé la decisión de cambiar de país, dejar mi casa, mi ciudad, mi cultura, mi familia, mi trabajo maravilloso que tenía, todo lo que había construido en unos 25 años tuve un poco de locura y también de valentía para renunciar y volver a comenzar, sin embargo, la fuerza estaba en una razón poderosa, el amor.

👉Para dar un paso de transformación y cambio como este, hay que darlo con la razón, pero la fuerza está en el corazón y esa debes sentirla con intensidad porque es la medicina para superar los miedos y los fracasos que, en un paso como este, son seguros.

👉No se logra de la noche a la mañana, es un proceso de tiempo, que requiere además persistencia, insistencia, resiliencia, fe, confianza, caerse cuando hay que caerse, pero volverse a levantar. Nadie dijo que fuera fácil pero no es imposible, es posible.

Cualquiera de estas 12 razones son alarmas encendidas que indican la necesidad de reinventarte, de ir hacia mejores condiciones de vida profesional, laboral y personal, depende de cada uno ser valiente para ir por ese cambio.

¿Sientes la necesidad de reinventarte? ¿Si vas a reinventarte, sabes por dónde inciar?

Deja un comentario

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies