Volver

Qué es y lo que necesitas para dar un salto al vacío

21.09.2018

Me llama la atención que en algunas ocasiones cuando personajes públicos o gente muy cercana a nosotros nos da la noticia de que cambiarán su vida porque renuncian a un empleo, se divorcian, cambian de profesión, renuncian a lo que tienen o hacen, etc. nos sentimos con el derecho de criticar, en unas ocasiones constructivamente y en otras, la mayoría, destructivamente.  No quiero entrar en la polémica de si esto es bueno o no, lo cierto es que lo hacemos y creo que, en la mayoría de las veces desde la inconsciencia y la falta de empatía con el otro, todos en algún momento lo hemos hecho. Nadie sabe lo que en realidad se gesta en la vida del otro, cada uno tiene sus propias razones que ninguno podría comprender, solo quien lo decide y lo hace.

¿Por qué en ocasiones necesitamos cambiar nuestra vida, dar un giro de 180 grados y volver a comenzar?

Son muchos los factores que inciden en decisiones como estas, entre los que cuenta, factores psicológicos, emocionales, biológicos y genéticos (En otro artículo los explicaré).

Los seres humanos somos seres necesitados, es una condición muy pero muy humana, desde necesitar comida, aire, agua, hasta necesitar la experiencia de plenitud, felicidad, autorrealización. Desde que nacemos estamos en una búsqueda constante de sensaciones positivas, en la niñez, la adolescencia, la adultez y todas las siguientes hasta el día que ya dejamos de estar aquí, las estamos buscando. Cada uno realiza su propia búsqueda con los recursos que hasta la misma naturaleza le provee, siempre, dentro de un contexto que tiende a absorber nuestra vida y a imponernos lo que deberíamos hacer, así que en ocasiones terminamos sesgándonos y tratando de complacer y cumplir esos mandatos en ese contexto.

Si te detienes un momento a analizar, te darás cuenta que  buena parte de nuestra vida tendemos a construirla desde las condiciones que han determinado otros para nosotros, nuestros padres, la sociedad en general y desde este contexto respondemos con el fin de que seamos aceptados, queridos, reconocidos, pareciera que queremos satisfacer sus expectativas, y si los demás no nos reconocen, entonces no podemos experimentar satisfacción, placer, felicidad, más aun en una sociedad como la nuestra, tan competitiva, que nos impone unas exigencias sociales en las que sobresale el tener más que el ser, aunque últimamente es cierto, nos hemos sentido necesitamos de evocar una trascendencia, estamos tan llenos de cosas por hacer, por competir, por mantener, a manera de compromisos, obligaciones, responsabilidades que necesitamos descanso y acampar en un oasis de tranquilidad. De ahí que ha proliferado tanto, lo relacionado con espiritualidad y crecimiento, nada más ver la sobre oferta de alternativas para que encuentres la felicidad y el éxito, como manera de ponerte a salvo ante el tsunami de las obligaciones que te desbordan y no te dejan ni un segundo en paz.

Y bien bajo estas circunstancias y contexto ¿Cuándo nos damos cuenta que necesitamos y queremos un cambio?

  1. Cuando estamos cansados y agotados de lo mismo que no nos llena, que no nos da plenitud, satisfacción, oportunidad de estar más tranquilos y en paz con nosotros mismos y con el otro u otros.
  2. Cuando lo que hacemos, compartimos, ya no nos ilusiona, ya no nos da la esperanza diaria de sentir y experimentar orgullo, alegría, porque ya no sentimos que puedes aportarte a ti mismo y a los otros a tu alrededor.
  3. Cuando a nuestro alrededor insistentemente no nos aceptan como somos, no nos reconocen, no valoran nuestro aporte y ahora ya no somos importantes para la mayoría o para quien esperábamos que lo fuéramos.
  4. Cuando sentimos llenos sí, pero de decepción porque nos esforzamos más de lo que podíamos y las cosas no fueron como lo teníamos previsto y nos cansamos de seguir por ese camino con esa lucha.
  5. Cuando otros nos prometieron y nos defraudaron y nos sentimos traicionados y engañados.
  6. Cuando nos damos cuenta que nuestra elección ha sido un error y nos trajo consecuencias muy adversas para nuestro bienestar y seguridad en muchos aspectos vitales.
  7. Cuando hemos construido una vida y de repente nos damos cuenta que por mucho que hagas ahí, no puedes o no quieres ya ser feliz, porque encuentras que nada de lo de ahí tiene sentido para ti.
  8. Cuando hemos luchado y hemos dado todo desde lo que has podido y querido y no sientes satisfacción en esa lucha.
  9. Cuando sencillamente, en tu genética está el desafío, el reto, el riesgo constante para sentir adrenalina y sentirte vivo cada día.
  10. Cuando ya no quieres canjear tu vida por otros, porque te diste cuenta que te estabas utilizando y te estaban utilizando y dices hasta aquí.
  11. Cuando hay una sensación de tristeza tan profunda que no tiene sentido lo que ahora vives y levantas la cabeza y piensas… esto no puede continuar así necesito cambiar.
  12. Cuando conoces otras alternativas u opciones y te das cuenta que puedes ir por ellas para ser y estar mejor contigo y con los tuyos. Son esas oportunidades que tu no buscas, llegan y te hacen reflexionar sobre lo que ahora eres, tienes y haces.
  13. Cuando quieres ser feliz, quieres tranquilidad, paz y sosiego y lo que vives ahora no te lo brinda y crees que lo mereces, así que sales a buscarlo.

Seguro que hay muchas más razones, cada uno tenemos las nuestras, lo cierto es que los que hemos dado ese salto sabemos que al final lo que buscamos es “felicidad” y eso es una sensación permanente de satisfacción contigo mismo, que, aunque tengas problemas, experimentas la esperanza de que tú puedes superarlos, porque tienes un sentido tan potente que haces lo que tienes que hacer para mantenerte contigo y con los tuyos desde la dignidad. Esto es un derecho que todos tenemos, a veces hacemos uso de él otras no tanto, tenemos derecho a elegir lo que queremos ser, lo que queremos para nosotros, cómo hacerlo y para qué hacerlo, tengo derecho a hacer lo que quiero siempre que no limite la dignidad del otro, este es el límite, no hacerte daño, ni hacer daño en ninguna de las dimensiones que consta la integridad humana, aunque aquí entraríamos en un debate ético y moral pero mejor dejémoslo ahí, por ahora.

Los que damos un paso al vacío vamos por lo nuestro, es decir, hacemos uso de ese pleno derecho de ir a buscar lo que consideramos nos merecemos y sobre lo que sentimos el pleno derecho de reclamar, es una voz interior que te dice que vayas, es realmente algo que hay en tu interior y para escucharlo necesitas aprender a estar contigo y no con los otros con esos que te dicen que es lo mejor para ti, claro desde su perspectiva que no es la tuya.

Dar un salto al vacío es:

  1. Renunciar a lo que ahora eres y has construido
  2. Es un borrón y cuenta nueva
  3. Es desprenderte de creencias, paradigmas, ideas fijas.
  4. Es ir hacia la incertidumbre casi que total, porque una cosa es como tú lo calculas y lo planeas y otra en la mayoría de veces muy distinta, la que es real.
  5. Comenzar de manera disruptiva, hay una interrupción súbita en tu vida y debes iniciar de cero sino todo sí la mayoría, es volver a construir un mundo, dejarás de ser lo que eras y de hacer lo que hacías, porque las circunstancias te ponen en jaque y debes elegir constantemente, seguramente conservarás tu esencia, valores, visión, sentimientos, emociones, pero en tu manera de pensar, sentir y hacer habrá un antes y un después.
  6. Caer y no saber si vas a poder engancharte a algo, a alguien, a ese nuevo mundo que no conoces, aunque lo hayas estudiado, analizado y lo tengas planeado y previsto.
  7. Un gran riesgo para ti y los tuyos, puede que salga muy bien como puede que ni salga porque nada de nada se da.
  8. Ser un aprendiz constante, ahora es como si nada de lo que sabías es válido, todo lo que sabes o piensas lo pondrás en duda, las situaciones te lo harán poner en duda.
  9. Un rompimiento con lo que has construido, para iniciar algo nuevo, con lo cual tiene que tener un gran sentido para ti.

¿Qué necesitas en tu mochila para dar un salto al vacío?

  1. Saber muy bien lo que vamos a ir a buscar. Nuestro objetivo muy pero muy claro, de lo contrario, los vientos y las tempestades cuando caigamos nos pueden acabar.
  2. Saber muy pero muy bien lo que queremos para nosotros, para mí no es igual lo que busco que lo que quiero, lo que quiero se relaciona con la sensación que necesito experimentar y quiero experimentar, lo que busco, es aquella fuente de donde sale el agua que me permite experimentar esa sensación que necesito y quiero. Por ejm. Quiero experimentar ser feliz y lo expresamos en el sentido de tranquilidad, paz, sosiego, para eso tenemos que buscar, qué cosas o cómo lo podemos lograr, por ejm. Con un trabajo con ciertas características, con una profesión X porque nos permite ir a un ritmo más lento como ahora lo prefiero.
  3. Conocernos lo suficiente, y se refiere a que identifiquemos los recursos con los que contamos para dar el salto, desde los económicos, hasta los psicológicos, emocionales y biológicos, la salud física es fundamental para la resiliencia en un camino como este.
  4. Tener una flexibilidad mental, la gente que quiere cambiar necesita aprender a ser una persona con mentalidad flexible y eso es, evitar los pensamientos polarizados, esto o es negro o es blanco, no, necesitamos aprender a relativizar y no hacer juicios continuamente, esto lo explicaré en otro artículo, requiere amplitud.
  5. Tener un estado físico muy resistente, así que ponte a hacer ejercicio y a mantener una buena alimentación, si quieres dar un paso al vacío, aunque no lo creas, necesitas un gran estado de salud.
  6. Resiliencia, es lo que más necesitamos tener desde lo psicológico y emocional, porque un cambio es eso, tirarte al vacío, nada sabes sobre lo que va a pasar, aunque lo tengas muy estudiado, medido, premeditado, al final la mayoría de las cosas nos son como lo tenías previsto. La capacidad de aguante debe ser brutal, sino desistirás.
  7. Estar dispuesto a aprender, porque todo será nuevo y aunque “fracasemos” te aseguro que habremos aprendido.
  8. Tener nuestros valores muy bien agarrados con nosotros, porque las situaciones nos harán dudar de nosotros mismos, de nuestras capacidades, de nuestras creencias, valores, los fantasmas y demonios nos acecharán, aunque esos casi siempre somos nosotros mismos, así que necesitamos estar muy bien preparados con nuestros valores.
  9. La autoconfianza y la seguridad en nosotros, son una herramienta fundamental, todo y todos te repito te harán dudar, y si no estás seguro y confiado contigo es muy probable que desistas.
  10. Energía física y mental, eso quiere decir cómo te dije antes buena salud y actitud, fe, ilusión, esperanza y sobre todo estar dispuesto a trabajar y trabajar, porque debes encajar una nueva vida, una nueva manera de hacer las cosas, una nueva manera de vivir.

No sé cuál es tu situación, tal vez estás pensando en divorciarte, en cambiar de trabajo, en cambiar de casa, de país, de dejar todo e irte a la India, no lo sé, lo que sí sé por experiencia propia es que saltar al vacío es una de las mejores experiencias de vida, porque si hay algo que te hace crecer es eso, en ese camino no tenemos otra opción, sí o sí necesitamos sacar los mejores recursos que poseemos y para hacerlo necesitamos tener una poderosa razón, de lo contrario renunciaremos a la primera de cambio.

También quiero compartirte que tampoco es necesario “siempre” hacer grandes cambios en la vida, para crecer, para ser, estar mejor, ser feliz, muchas más son las ocasiones que con solo identificar pequeñas necesidades, ya con eso tienes un mundo de oportunidades para mejorar tu vida, en la mayoría de las ocasiones, son pequeños microcambios lo que necesitamos y solo con ellos, se puede generar un gran cambio a mejor.

Te comparto por último una que tengo para mí, “no hay mayor libertad que ir voluntariamente a buscar lo que necesitas, quieres y mereces para ti, allí tendrás tus propias decisiones, porque nadie vendrá a ponerse en tu posición, tú lo has elegido y nadie responde por uno mismo, sino uno mismo, allí serás tú y solo tú”. Puede que te acompañen mucha gente, pero las decisiones son solo tuyas y ellas nos exigirán solo respuesta a nosotros.

¿Estás dispuesto a cambiar tu vida?  Ve por lo tuyo, tal vez hace tiempo te está esperando.

Deja un comentario

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies