Seis claves para emprender

Claudia Sogamoso - 08 10 16

¿Quién soy yo? Es una de las preguntas existenciales que seguro alguna vez te has hecho a ti mism@. Es la duda metódica que generalmente nos asalta en algún momento de nuestra vida a tod@s los seres humanos, y te aseguro que aparenta ser fácil, sin embargo, cuando intentas responder te das cuenta que no es tan fácil como parece. Debido a la desatención ante la vida se nos dificulta darnos cuenta de quién somos y qué debemos hacer. Estamos más ocupados en atender, satisfacer, las exigencias del entorno que las propias.

La mayoría de las dificultades en nuestra vida, radica en desconocer lo que somos y por tanto cuál es nuestra misión. Necesitamos aprender a discernir, diferenciarnos a  nosotros mism@s, de los demás y así, disminuiremos el riesgo de creernos lo que en realidad no somos. La sociedad nos invita permanentemente a crear imágenes, de lo que no somos, a ponernos máscaras, a ocultar o crear identidades que no son reales. Las redes sociales (RRSS) mal gestionadas es un ejemplo, la competitividad profesional, la sociedad de consumo que busca que sintamos necesidades que en realidad no tenemos, entre otras. Son tentaciones de las que difícilmente escapamos y que poco o nada nos ayudan a identificar lo que somos.

Estamos aprendiendo continuamente, sin embargo, hay aspectos importantes que debemos aprender más temprano que tarde, para eliminar o gestionar efectivamente, las probabilidades de fracasos estrepitosos, de sufrimientos continuos, innecesarios, arrepentimientos que al final nos desgastan todo nuestro poder y energía dejándonos a merced de una vida poco satisfactoria. De igual manera, debemos aprender esos aspectos importantes, para asegurarnos un buen vivir, el éxito en lo que necesitamos y queremos alcanzar,  en lo que queremos o necesitamos emprender ya que todo el tiempo estamos emprendiendo dando inicio a acontecimientos en la vida. Así que uno de los aspectos claves para asegurarnos el logro satisfactorio en lo que emprendemos es el definir con exactitud y total claridad quién soy y cuál es la misión a cumplir en la vida. Está claro que entre más rápido aprendas a descubrirlo más beneficios tendrás en tú vida y si quieres tenerlo claro, te sugiero:

  1. Conócete a ti mism@: Suena a frase de cajón, sin embargo es así. No puedo canalizar mi energía física, mental, emocional y espiritual sino tengo claro  quién soy y cuál es la misión a llevar a cabo. Si no tengo conocimiento de cómo es mi carácter, cuál es mi personalidad, qué me caracteriza en intereses, gustos, manera de relacionarme conmigo y con los demás, cuáles son las cosas qué mejor hago, qué soy capaz de hacer bien o mal, mis habilidades, mis debilidades, mis talentos, identificar cuáles son los aspectos que me estructuran o que me dan identidad desde lo físico, mental, emocional, social y hasta espiritual. Me encuentro con gran cantidad de gente que no se conoce, que posee características de sí mism@s o que no son reales o que no se han dado cuenta que las poseen, personas que hoy están quemados en sus trabajos, en sus vidas personales, en sus vidas sociales porque no tienen brújula y se dan cuenta que han vivido con gran intensidad pero insconscientes de sí mism@s u otras que tienen todas las posibilidades pero no las han visto. De ahí que uno de los males de este siglo se llama “depresión”.
  2. Encuentra los momentos de inflexión claves en tú vida: Son esos momentos en tu vida que hicieron que dieras giros significativos o cambios que te sacaron de tu zona de confort e hicieron que tuvieras que crear nuevas maneras de hacer, ser, sentir. Una profesora que un día te exhibió o ridiculizó frente a tus compañer@s, tu padre o madre que te abandonó y a partir de allí hiciste o pensaste o sentiste, lo que te dijo tú primera novia o novio o esa persona a quien quisiste por primera vez. Puede que estos momentos fueran contextos muy positivos o contextos muy negativos que te afectaron para bien o para menos bien y a partir de allí mucho de ti cambió o se transformó. Estos momentos de inflexión muestran lo que somos. Tuve la experiencia de que alguien en mi vida me dijo “no eres nadie, no tienes nada” era alguien muy importante para mí y a partir de ese día decidí “ser alguien con reconocimiento social” e inicie una construcción en muchos aspectos de mi vida, profesional, personal, surgió en mí una templaza que jamás me hubiera imaginado.
  3. Por lo menos una vez en tú vida asesórate de un experto que te ayude a identificar para qué eres buen@, qué se te facilita hacer, esos talentos, aptitudes y habilidades, así como aquellos aspectos que te debilitan. Hay técnicas muy objetivas que te ayudan a identificar, por ejemplo los test psicológicos, un proceso de coaching, un proceso de formación personalizado. Interésate por conocer a cerca de ti mism@, hoy existen infinidades de estrategias para lograrlo. Todas estas estrategias están en un gran auge.
  4. Define cómo deseas vivir y también cómo deseas morir: nuestra vida o la manera como la vivimos termina por definir la manera como morimos y aunque preferimos no pensar ni hablar de nuestra muerte, sí que es una buena manera para definir lo que me gusta hacer, con lo que sueño, cuáles son las necesidades que no he podido satisfacer.
  5. Determina lo que quisieras cambiar en tú vida, qué no quieres de ella que hoy vives, tal vez ya no quieres ese trabajo que hoy ejecutas, te das cuenta que te la pasas trabajando y trabajando para no estar en casa con tu familia o ya no tienes tiempo para hacer muchas cosas que antes hacías y que hoy por alguna razón ya no puedes hacer. El trabajo que realizas es un buen indicador de quién eres y de tu misión, bien vale la pena analizar lo que hoy haces y si está sumando a tú felicidad.
  6. Haz el ejercicio de cómo quieres estar en cinco o tal vez 10 años, es decir, identifica tu sueño: Cierra los ojos y visualiza como estarás en dentro de… tantos años allí podrás identificar las necesidad de hoy que debes satisfacer.

Si vas a emprender en tú vida, es clave hacer el ejercicio del autoconocimiento, tanto si te vas a casar, como si vas a emprender un negocio, vas a buscar un trabajo, vas a iniciar tus estudios, un máster, un MBA, te vas a dedicar a un deporte quieres un ascenso, o lo que fuere. La plataforma fundamental para ir por tu felicidad, el éxito está en ti mism@, en tú interior en tu respuesta a quién eres y cuál es tu misión, encontrarlas es tener asegurada la pasión y fuerza para accionar tú vida y no habrá posibilidad de que desistas ante las dificultades. Desde Jesucristo hasta cualquiera de los grandes personajes de la vida moderna y de cualquier ámbito  humano, han tenido muy claro quiénes eran y cuál era su misión a cumplir, muchas de las cuales sino todas sonaron descabelladas. Todo está en nosotros, en nuestro interior, por eso, todo lo bueno comienza en uno mismo.

Foto: Pixabay

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Compartir

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies